El porqué de la necesidad de la visualización de las mujeres lesbianas.
La respuesta es simple a la vez que compleja, en la realidad que vivimos las
personas con orientaciones sexuales o de género que no responden a los cánones oficiales, educacionales o de creencias no tienen lugar en espacios públicos y a menudo ni siquiera en los privados.
Por todo ello es necesario marcar fechas, aunque sea de origen simbólico para dar a conocer a la sociedad de la existencia de personas con diferentes orientaciones y que siguen siendo personas y ciudadanxs con los mismos derechos de los que gozan aquellas personas que a diario intentan criminalizar estos colectivos.
Las mujeres lesbianas están sometidas a una doble discriminación el primero por ser mujer y el segundo por ser homosexual. Si todo esto lo juntamos ya tenemos un argumento de peso para ser víctimas de desprecios en todos los ámbitos, maltratos de
todo tipo, violaciones correctivas.
El 26 de abril se pone de manifiesto la necesidad de avanzar, corregir y aceptar la homosexualidad femenina.
Aunque legalmente se haya conseguido el matrimonio homosexual y en la teoría los derechos son iguales a un matrimonio heterosexual, en la práctica diaria e institucional se siguen sufriendo situaciones de maltrato patriarcal.
Un ejemplo claro es a la hora en que una pareja de mujeres deciden ser madres.
Existen dos vías: acudir al sistema público de salud o bien al sistema privado. Si se opta por la opción de la reproducción asistida mediante el sistema de salud público la primera cara con la que se encuentran, esa persona llamada doctxr en reproducción humana realiza una entrevista a ambas, pero llega la sorpresa cuando este facultativx pide el libro de familia, para comprobar que ambas mujeres son pareja legalmente constituida e inscrita.
Sino es así, aquí llega esta falsa igualdad en la que vivimos, te recomiendan
casarte antes del tratamiento ya que, no se hacen responsables de que cuando una de las dos mujeres se quede embarazada la otra se vaya a hacer cargo del embrión y para hacer
más amable la situación informan a la mujer que no se vaya a quedar embarazada que si no se casan deberá a posterior adoptar a su propia hijx con el consentimiento de la parte que se quede embarazada.
Resumiendo, que se necesita el permiso de la mujer embarazada para que el o la o lxs futurxs hijxs sea también de la mujer no embarazada ya que biológicamente solo serán de la mujer que se quede embarazada. Es más, se trata a esta mujer como madre soltera aun teniendo pareja estable hasta que su situación legal se revierta.
Por el contrario, ante una pareja heterosexual, aunque existan vínculo legal por el simple hecho de que el hombre diga que es su semen y sea pareja de la futura embarazada automáticamente se presupone y se da por valido que el hombre es el padre sin ningún tipo de impedimento legal ya que el será su padre biológico.
Esta situación sigue ocurriendo hoy en día y lo más triste es que ocurre aquí, en nuestra propia casa.
A veces la sociedad se autoengaña conscientemente pensando que somos todxs y que vivimos en un mundo inclusivo, sin pararse a recordar que desde el siglo XVIII las mujeres por el simplemente hecho de quererse o bien tenían que morir apaleadas o violadas o se hacían pasar por hombres durante toda su vida solo por el hecho más simple de la humanidad, amar.
Uno de los casos más conocidos a nivel histórico, que se merece una breve
mención ya que si no hubiera sido por mujeres así, el amor lésbico no existiría en el plano social y público, es el de Eleanor Butler y Sara Ponsonby llamadas las damas de LLangollen y conocidas como las amigas románticas. Su relación se fraguó durante diez años y trazaron un plan para irse a vivir juntas al campo de manera no convencional. Fueron conocidas en toda Gran Bretaña después de años de vida en común y de una lucha de resistencia ante la aristocracia. Finalmente sus familias aceptaron su estilo de vida.
Gracias a estas mujeres y a todas ellas porque sin vosotras la historia no hubiera sido igual y quizás el desenlace actual tampoco.
Gracias por ser mujeres, por quereros y por resistir.

Gracias a las generaciones recientes porque sin vosotras no nos hubiéramos
unidos en matrimonio y no podríamos decir alto y claro:
“SOY MUJER Y LESBIANA”

Deja un comentario

es_ESEspañol